Para empezar por el principio les cuento que a mí me encanta cocinar algo para mis amigos que vienen de visita: postres, bocaditos o almuerzos completos, la verdad es que nadie se escapa de aquí sin haber sido alimentado. Está en mis genes, incrustado allí por mi adorada mamá que me perseguía por toda la casa para preguntarme si le había ofrecido algo de comer a mis amigos; no me creía cuando le decía que sí, claro, pero que ellos no querían nada; y luego les ofrecía algo personalmente. En este momento ocurría la traición: mis amigos aceptaban encantados y mi mamá me miraba con indignación y una buena dosis de la famosa culpa Pimentel por no ofrecer comida a las visitas.De cualquier forma, el otro día se me ocurrió hacer esta receta de quequitos mármol para las visitas. Se ve muy sencilla y vistosa, pero, como todas mis historias, se complicó levemente. Esa tarde, ni bien estuvieron tres minutos dentro del horno, la CNFL decidió cortar la luz. Yupi. Pasaron veinte minutos, los quequitos siguieron en el horno, yo llamé a reportar la avería una docena de veces y de repente volvió la luz. Al abrir el horno, para mi gran sorpresa, los quequitos no se habían convertido en trocitos de mármol pétreo, sino que estaban deliciosos y comestibles. El honor Pimentel estaba a salvo.Quequitos mármol todoterreno
175 gr de lactocrema ablandada (dejarla fuera del refri por unos 30 min)175 gr de azúcar3 huevos175 gr de harina2 cucharadas de leche50 gr de chocolate semidulce derretidoUna pizca de canelaUna pizca de clavo molidoMedia cucharadita de vainillaPrecalentar el horno a 180ºC. Poner 12 moldecitos de papel en una bandeja para muffins.En un tazón mediano, batir la lactocrema ablandada con el azúcar, hasta que la mezcla se vea cremosa. Agregar los huevos uno a uno, junto con un par de cucharadas de harina y batir constantemente. Agregar la leche, la vainilla y la canela y batir.Separar la mezcla en dos tazones. Agregar el chocolate derretido y el clavo a uno de los tazones y mezclarlo bien.Llenar los moldecitos alternando cucharaditas de las dos mezclas y al final, revolver ligeramente con un palito de dientes para crear las vetas.Hornear unos 20-25 minutos o hasta que hayan subido y estén esponjosos. Enfriarlos sobre una rejilla.

Para empezar por el principio les cuento que a mí me encanta cocinar algo para mis amigos que vienen de visita: postres, bocaditos o almuerzos completos, la verdad es que nadie se escapa de aquí sin haber sido alimentado. Está en mis genes, incrustado allí por mi adorada mamá que me perseguía por toda la casa para preguntarme si le había ofrecido algo de comer a mis amigos; no me creía cuando le decía que sí, claro, pero que ellos no querían nada; y luego les ofrecía algo personalmente. En este momento ocurría la traición: mis amigos aceptaban encantados y mi mamá me miraba con indignación y una buena dosis de la famosa culpa Pimentel por no ofrecer comida a las visitas.
De cualquier forma, el otro día se me ocurrió hacer esta receta de quequitos mármol para las visitas. Se ve muy sencilla y vistosa, pero, como todas mis historias, se complicó levemente. Esa tarde, ni bien estuvieron tres minutos dentro del horno, la CNFL decidió cortar la luz. Yupi. Pasaron veinte minutos, los quequitos siguieron en el horno, yo llamé a reportar la avería una docena de veces y de repente volvió la luz. Al abrir el horno, para mi gran sorpresa, los quequitos no se habían convertido en trocitos de mármol pétreo, sino que estaban deliciosos y comestibles. El honor Pimentel estaba a salvo.

Quequitos mármol todoterreno

175 gr de lactocrema ablandada (dejarla fuera del refri por unos 30 min)
175 gr de azúcar
3 huevos
175 gr de harina
2 cucharadas de leche
50 gr de chocolate semidulce derretido
Una pizca de canela
Una pizca de clavo molido
Media cucharadita de vainilla

Precalentar el horno a 180ºC. Poner 12 moldecitos de papel en una bandeja para muffins.

En un tazón mediano, batir la lactocrema ablandada con el azúcar, hasta que la mezcla se vea cremosa. Agregar los huevos uno a uno, junto con un par de cucharadas de harina y batir constantemente. Agregar la leche, la vainilla y la canela y batir.
Separar la mezcla en dos tazones. Agregar el chocolate derretido y el clavo a uno de los tazones y mezclarlo bien.
Llenar los moldecitos alternando cucharaditas de las dos mezclas y al final, revolver ligeramente con un palito de dientes para crear las vetas.

Hornear unos 20-25 minutos o hasta que hayan subido y estén esponjosos. Enfriarlos sobre una rejilla.

Para empezar por el principio les cuento que a mí me encanta cocinar algo para mis amigos que vienen de visita: postres, bocaditos o almuerzos completos, la verdad es que nadie se escapa de aquí sin haber sido alimentado. Está en mis genes, incrustado allí por mi adorada mamá que me perseguía por toda la casa para preguntarme si le había ofrecido algo de comer a mis amigos; no me creía cuando le decía que sí, claro, pero que ellos no querían nada; y luego les ofrecía algo personalmente. En este momento ocurría la traición: mis amigos aceptaban encantados y mi mamá me miraba con indignación y una buena dosis de la famosa culpa Pimentel por no ofrecer comida a las visitas.De cualquier forma, el otro día se me ocurrió hacer esta receta de quequitos mármol para las visitas. Se ve muy sencilla y vistosa, pero, como todas mis historias, se complicó levemente. Esa tarde, ni bien estuvieron tres minutos dentro del horno, la CNFL decidió cortar la luz. Yupi. Pasaron veinte minutos, los quequitos siguieron en el horno, yo llamé a reportar la avería una docena de veces y de repente volvió la luz. Al abrir el horno, para mi gran sorpresa, los quequitos no se habían convertido en trocitos de mármol pétreo, sino que estaban deliciosos y comestibles. El honor Pimentel estaba a salvo.Quequitos mármol todoterreno
175 gr de lactocrema ablandada (dejarla fuera del refri por unos 30 min)175 gr de azúcar3 huevos175 gr de harina2 cucharadas de leche50 gr de chocolate semidulce derretidoUna pizca de canelaUna pizca de clavo molidoMedia cucharadita de vainillaPrecalentar el horno a 180ºC. Poner 12 moldecitos de papel en una bandeja para muffins.En un tazón mediano, batir la lactocrema ablandada con el azúcar, hasta que la mezcla se vea cremosa. Agregar los huevos uno a uno, junto con un par de cucharadas de harina y batir constantemente. Agregar la leche, la vainilla y la canela y batir.Separar la mezcla en dos tazones. Agregar el chocolate derretido y el clavo a uno de los tazones y mezclarlo bien.Llenar los moldecitos alternando cucharaditas de las dos mezclas y al final, revolver ligeramente con un palito de dientes para crear las vetas.Hornear unos 20-25 minutos o hasta que hayan subido y estén esponjosos. Enfriarlos sobre una rejilla.

Para empezar por el principio les cuento que a mí me encanta cocinar algo para mis amigos que vienen de visita: postres, bocaditos o almuerzos completos, la verdad es que nadie se escapa de aquí sin haber sido alimentado. Está en mis genes, incrustado allí por mi adorada mamá que me perseguía por toda la casa para preguntarme si le había ofrecido algo de comer a mis amigos; no me creía cuando le decía que sí, claro, pero que ellos no querían nada; y luego les ofrecía algo personalmente. En este momento ocurría la traición: mis amigos aceptaban encantados y mi mamá me miraba con indignación y una buena dosis de la famosa culpa Pimentel por no ofrecer comida a las visitas.
De cualquier forma, el otro día se me ocurrió hacer esta receta de quequitos mármol para las visitas. Se ve muy sencilla y vistosa, pero, como todas mis historias, se complicó levemente. Esa tarde, ni bien estuvieron tres minutos dentro del horno, la CNFL decidió cortar la luz. Yupi. Pasaron veinte minutos, los quequitos siguieron en el horno, yo llamé a reportar la avería una docena de veces y de repente volvió la luz. Al abrir el horno, para mi gran sorpresa, los quequitos no se habían convertido en trocitos de mármol pétreo, sino que estaban deliciosos y comestibles. El honor Pimentel estaba a salvo.

Quequitos mármol todoterreno

175 gr de lactocrema ablandada (dejarla fuera del refri por unos 30 min)
175 gr de azúcar
3 huevos
175 gr de harina
2 cucharadas de leche
50 gr de chocolate semidulce derretido
Una pizca de canela
Una pizca de clavo molido
Media cucharadita de vainilla

Precalentar el horno a 180ºC. Poner 12 moldecitos de papel en una bandeja para muffins.

En un tazón mediano, batir la lactocrema ablandada con el azúcar, hasta que la mezcla se vea cremosa. Agregar los huevos uno a uno, junto con un par de cucharadas de harina y batir constantemente. Agregar la leche, la vainilla y la canela y batir.
Separar la mezcla en dos tazones. Agregar el chocolate derretido y el clavo a uno de los tazones y mezclarlo bien.
Llenar los moldecitos alternando cucharaditas de las dos mezclas y al final, revolver ligeramente con un palito de dientes para crear las vetas.

Hornear unos 20-25 minutos o hasta que hayan subido y estén esponjosos. Enfriarlos sobre una rejilla.

Notes:

  1. hambreyprisa posted this

About:

Following: